Revelaciones

del Camino

You are here:

Revelaciones del Camino

You are here:

En el 2019 emprendí un viaje durante 28 días atravesando 6.989km

por Ecuador, Perú y Chile

Completamente solo y sin dinero, decidí intercambiar casa, comida y transporte por la promesa de plantar árboles y así crear conciencia ambiental.

 

¿Una locura? Quizá. ¿El resultado? 11 emocionantes capítulos que dieron vida a la serie web ‘JuntosXLaTierra: Revelaciones del Camino’.
 

Disfruta estas experiencias y los valiosos aprendizajes que me regalaron las personas increíbles que conocí en el camino.

CAPÍTULO 1

Todo está conectado

El estudio de la naturaleza nos lo demuestra, pero también la simple observación. Si estamos atentos a las señales, nos daremos cuenta de la interrelación de todos los elementos que se integran para formar la vida. Ser conscientes de esta relación propicia el respeto hacia cada parte, sin menospreciar la más mínima de ellas.

¡Bienaventurados aquellos que reconocen que todo es parte de algo más grande e igual de importante!

CAPÍTULO 2

Las fronteras no existen

Si bien necesitamos nuestras leyes humanas para funcionar en el mundo tal como lo hemos creado, no existen leyes mayores que las de la naturaleza, y en ella las fronteras no existen. Mi agua corre hacia ti, la tierra que piso es la misma que te sostiene a ti, y lo que siembro aquí llega al cielo de allá. Todo mal nos afecta, todo bien también.

“¡Bienaventurados aquellos para quienes las fronteras son horizontes por descubrir!”

CAPÍTULO 3

Todos somos hermanos

Más allá de todas las posibles ideas de separación, existe un gran factor en común: tenemos la misma madre, la Madre Tierra. Ir más allá de las apariencias, las distancias y las diferencias nos permitirá ver en el otro a un hermano con quien compartimos el planeta.

“¡Bienaventurados aquellos que ven en la humanidad una gran familia global!”

CAPÍTULO 4

Libertad para compartir

Nuestro estado innato es el de la libertad: para ser, amar, tener y también para compartir. Si mi prosperidad es capaz de generar más prosperidad fuera de mí, entonces estoy en sintonía con la vida. La abundancia tiene un fin mayor que acumular: es para crear, construir y compartir.

“Bienaventurados aquellos que encuentran gozo en el crecimiento del otro.”

CAPÍTULO 5

El poder del origen

Reconocer el valor del pasado y respetar lo ancestral como fuente de inspiración para enriquecer y profundizar nuestra relación con la tierra nos lleva a abrazar nuestra identidad de manera integral. Todos somos migrantes, todos somos originarios, todos tenemos un ancestro de quien aprender cómo vivir en mayor armonía. Desde el aprendizaje de ese pasado, podemos transformar el presente y co-crear un mejor mañana.

“Bienaventurados aquellos que saben de dónde vienen y eligen hacia dónde van.”

CAPÍTULO 6

El futuro es hoy

La ilusión del tiempo presenta una realidad confusa. Parece que nunca es suficiente y, al mismo tiempo, el futuro nunca llega. Ser conscientes de que el presente es el único momento para actuar trae consigo la noción de que las acciones concretas por el planeta, la construcción de una sociedad más equitativa, inclusiva, educada y justa no pueden esperar.

“Bienaventurados son aquellos que saben que el momento del cambio es ahora.”

CAPÍTULO 7

La crisis ambiental es apolítica, asexual y apátrida

Todo aquel que habita el mundo es parte del cambio que se necesita para abordar la emergencia climática, pues ésta no tiene ideología política ni religiosa, no obedece a temas de género ni de edad, y no tiene país definido. Es un problema global y local al mismo tiempo.

“Bienaventurados los que asumen la responsabilidad de ser humanos.” 

CAPÍTULO 8

Libertad para compartir

La feroz competencia del capitalismo ha convertido al individuo en un número dentro de una estrategia de ventas. Los mensajes constantes que generan una necesidad insaciable de llenar un vacío imposible de satisfacer han creado una sociedad llena de acumuladores sin sentido de responsabilidad.

“Bienaventurados son aquellos que saben que menos es más.”

CAPÍTULO 9

Ambientalistas imperfectos

Necesitamos una humanidad que actúe, no una humanidad perfecta. Aceptarnos con nuestras imperfecciones como puntos de partida y no como bloqueos para la acción, llevará nuestra huella en el planeta de ser una pisada irreversible a convertirse en un paso hacia adelante.

“Bienaventurados aquellos que avanzan sin miedo al error.”

CAPÍTULO 10

El pago de la deuda

A lo largo de su viaje, Roberto fue acumulando una deuda de árboles con todos los seres que lo ayudaron a que llegara a la meta. ¿Y ahora? Es momento de que pague su deuda de 33,494 árboles mientras reflexionamos sobre la deuda que todos tenemos con la tierra.

 

“Bienaventurados quienes protegemos el ambiente, reflexionando en el apoyo recibido.”

CAPÍTULO 11

Nada se termina, todo se transforma

Un sueño que se frustró, un proyecto que se adaptó y que luego creció. Recorremos todo el camino que llevó  a que nazca Juntosxlatierra. Un resumen, un cierre, una conclusión que también deja la puerta abierta.. 

“¡Para seguir trabajando Juntos por la tierra.!”